Mis Pensamientos Bumerán

"Caminando en línea recta

no puede un@ llegar muy lejos"


(Antoine Saint-Exupery)

22 octubre 2010

Flow o Fluidez




LLevo un tiempo leyendo e intentado poner en práctica las ideas de Martin Seligman en "La Autentica Felicidad". Desde el punto de vista de la Psicología Positiva (de la que él mismo es su máximo representante), nos plantea ciertas claves para cultivar la felicidad.

Entre otras cosas, explica como mejorar la satisfacción con el pasado, el optimismo sobre el futuro o la felicidad en el presente.

La clave que hoy nos concierne es el concepto de Flow, desarrollado por Mihalyi Csikszentmihalyi (sí sí, lleva su tiempo pronunciarlo) en "Fluir (Flow). Una psicología de la felicidad".

Seligman apunta que para encontrar la felicidad en el presente debemos experimentar gratificaciones y para ello necesitamos diferenciarlo de los placeres. Ambos son dos aspectos buenos de la vida pero se obtienen de forma diferente y sus consecuencias también lo son.

Los placeres, como disfrutar de un masaje, del chocolate o del sonido de la lluvia, nos producen emociones positivas y momentáneas, pasado un tiempo volvemos al nivel inicial de satisfacción/insatisfacción.

Las gratificaciones, en cambio, no producen estas emociones positivas en el momento, sino que es a posteriori al recordarlo o contemplarlo cuando aparecen, aprovechamos nuestras fortalezas en el proceso y permanecen durante más tiempo. Por lo que cuando practicamos aquel deporte que nos gusta, leemos aquel libro que nos absorve, participamos en alguna conversación profunda, tocamos un instrumento o creamos una pintura estamos invirtiendo en nuestro "capital psicológico".

La gratificación es posible cuando se produce la fluidez, diversos estudios apuntan a varios componentes comunes:
  • La tarea constituye un reto y exige habilidad
  • Nos concentramos
  • Existen objetivos claros
  • Obtenemos una respuesta inmediata
  • Nos implicamos profundamente y sin esfuerzo
  • Existe una sensación de control
  • Nuestro sentido del yo se desvanece
  • El tiempo se detiene
La falta de emoción y de cualquier tipo de concienca son claves en este proceso. A veces nos dedicamos unicamente a la búsqueda de placeres ya que suelen ser más rápidos de obtener y no requieren mayor esfuerzo por nuestra parte que disfrutarlos, pero a la larga puede hacernos sentirnos más vacios si no lo combinamos con las gratificaciones.
La fluidez genera gratificación, la cual a su vez disminuye la tendencia a experimentar estados depresivos.

Así que busca, observa y presta atención a aquellas actividades, momentos, o compañias que hacen que el tiempo se detenga, no exista el pensamiento y la conciencia de ti mismo se desvanezca de cara a un objetivo claro donde des rienda suelta a tus fortalezas, porque esos estados son los que llenarán nuestras arcas de la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carpe Diem