Mis Pensamientos Bumerán

"Caminando en línea recta

no puede un@ llegar muy lejos"


(Antoine Saint-Exupery)

19 febrero 2011

llantos...



Es curioso el significado tan diferente que pueden tener las lágrimas cuando aparecen.
Y últimamente suelen aparecer más de lo habitual. Sí, he de reconocer que soy una persona de lágrima fácil, por aquello de que soy impresionable. La típica a la que se le ponen los ojos vidriosos al final de la película (aunque a veces es más bien un "llorar a moco tendido"), o viendo cualquier anuncio, fotografía, amanecer o cualquiera de esos paisajes y momentos mágicos que nos regala la naturaleza.

Para alguien como yo, el significado de las lágrimas es bastante extenso y experimentado.
Y he de ser sincera, cuando llegan, tardan en irse. Es como si tuvieran un cupo, y por lo visto de un tiempo para atrás no le he dado mucho uso, así que, para compensar eso, llegan todas de golpe y surgen por cualquier razón.

Y aún hay una cosa más curiosa, cada vez aparecen más motivos por los que derramarlas. O puede que cada vez preste más atención a esas circunstancias, por aquello de la coherencia interna...Aunque hay cosas que son inevitables de enfrentar y llegan sin remedio.

Así que, últimamente tengo llantos espontáneos y otros justificados. Los primeros, como ya dije, creo que son un pago que tenía pendiente, y los segundos...los segundos son muy variopintos y también lo son sus causas:
esa mala noticia que no quieres oír, o cuando la noticia mejora y te deja respirar, o esas palabras que parecen acariciarte el alma, o ese recuerdo escondido en un cofre de tesoros, o esa sonrisa que asoma a las comisuras de los labios por sorpresa, o esa imagen que te parte el alma, o esa dicotomía interna que aprisiona, o ese deseo que no se materializa, o aquel otro que sabes que nunca se realizará....

Al final, las lágrimas son una forma más de reencontrarnos con nuestra parte emocional aprisionada, una válvula de escape para dejarlas salir y no explotar. Pero hay que tener cuidado, sí, mucho cuidado, a veces si no se cierra a tiempo, si no se cuidan sus orígenes, en esos casos es posible que no nos dejen ver lo que hay más allá de esa cortina húmeda o, aún peor, que nos ahoguemos en ellas y no podamos volver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carpe Diem