Mis Pensamientos Bumerán

"Caminando en línea recta

no puede un@ llegar muy lejos"


(Antoine Saint-Exupery)

20 marzo 2011

Del Karma y el Humor

Entre libro y libro, he hecho una parada para un poco de humor. A veces pensar demasiado acaba despertando migrañas.



El libro se tittula "Jesús me quiere" de Davird Safier. Según lo vi pensé que probablemente sería una buena forma de pasar un tiempo de desconexión. Es lo que tienen estos libros pequeños y dinámicos, en una tarde larga los ventilas y dejan, con diferencia, mejor sabor de boca que una maratón de zapping frente al televisor.

Hace unos meses leí  "Maldito Karma", también del mismo autor, y puedo decir que no recuerdo el tiempo que hacía que no me reía tanto leyendo un libro. 

En algún sitio leí que nuestras expresiones emocionales cobran más intensidad delante de otros. Por ejemplo, si estoy viendo una película de humor, es probable que me ría más alto y con más frecuencia si me encuentro acompañada que sóla, y, además, esto se potencia si las personas que me acompañan ríen también. De ahí que en las series de humor (o que pretenden serlo) hagan uso de esas risas en lata.

Pues bien, mientras leía Maldito Karma, supongo que me sentía bastante acompañada, porque era difícil contener la risa o alguna carcajada que otra. La verdad, que desde mi punto de vista, es uno de esos libros apropiados para alegrar el día, o la semana (si es que consigues dejarlo para otro día), de quien tiene la suerte de tenerlo entre sus manos. Y estoy segura que, por aquello de la asociación y relación emoción-pensamiento, ese "buen rollo" alcanzará a más personas...

Así que con estas maravillosas autoreferencias sobre David Safier, al encontrarme ayer con "Jesús me quiere", no pude evitar corresponderle y traérmelo a casa. 
Sí me ha gustado, sí me he reído mucho, y sí me ha enganchado tanto que no he podido resistir el leerlo de seguido, paralizando el resto de mi mundo. Pero para mi gusto, es un poco más flojo que el anterior.


Aunque con todo, sigue siendo uno de los libros que más me han hecho reir en los últimos tiempos. Es dinámico, irónico, divertido y si me apuras hasta puede servirte para reflexionar sobre ciertas cosas o  ayudarte a verlas desde otra perspectiva.



16 marzo 2011

emociones apasionadas

Este mes asistí a unas jornadas sobre violencia de género (programa de las VII Jornadas Sobre Violencia de Género). Personalmente me pareció que estuvieron bastante bien y mucho más asequibles que el año pasado, en lo que al área de medicina sexual se refiere para alguien como yo, ignorante total de estos asuntos médicos.

Aproveché para ampliar la biblioteca con tres libros:

Prevención de los Conflictos de Pareja (José Díaz Morfa): que hizo una ponencia fantástica con la que, a mi personalmente, consiguió tenerme absorta desde la primera a la última frase.

Los patitos feos. La resiliencia. Una infancia infeliz no determina la vida (Boris Cyrulnik):  en varias ponencias se insistió la importancia de prestar atención a los niños en situaciones de violencia. Y este libro proyecta una luz en positivo sobre esta situación.

Amores y Desamores. Procesos de vinculación y desvinculación sexuales y afectivos. (Félix López Sánchez): Y es este último por donde he comenzado. A decir verdad, empecé los tres a la vez, pero creo que me será más útil si saco el jugo de uno en uno.

El libro comienza planteando, entre otras cosas, una aclaración respecto a la diferencia e interrelación entre humor, emociones, sentimientos y afectos. Para ello, toma como base la propuesta de Damasio, (En busca de Spinoza. 2005).

Os dejo un enlace a una entrevista de E. Punset a A. Damásio:


02 marzo 2011

No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos (Antoin Saint-Exupery)


Ayer asistí a una conferencia sobre como hacer visible la discapacidad en el mundo (vídeo sobre discapacidad-objetivos de desarrollo del milenio)

Me hizo pensar y recordé varias sensaciones e impresiones que tuve en mis primeros contactos con la discapacidad.

Podría dividirlos en dos partes:

Por un lado a nivel personal, pues en mi familia hay varias personas con distintas discapacidades (intelectual, física...). En este sentido, aceptas a la persona como es, creces con ello y te parece que es una cualidad más, intrínseca a la persona. Es cierto que las limitaciones intelectuales de alguno de estos familiares, ya mayores cuando yo era niña, son vistas un poco más desde lejos, como personas diferentes, pero siempre entrañables.


Por otro lado, en el ámbito profesional, una perspectiva completamente distinta, donde lo más visible es la discapacidad. Conocer a la persona requiere tiempo y a veces nos olvidamos de ello.
Es necesario tener en cuenta que primero está la persona, la discapacidad es sólo una característica más, como su color de ojos o como el deporte que mejor se le da...
En ocasiones, soy testigo de situaciones en las que no se mira a la persona y ni siquiera se la da una oportunidad de mostrarse como es al completo. Se achaca cualquier situación o malentendido a la limitación, sin tener en cuenta que pueden existir otras causas, tal y como ocurre entre personas que no tienen reconocida ninguna discapacidad. Y a la vez es necesario tener en cuenta estas limitaciones para entender a la persona al completo.

Y con esto, quiero decir, que hay que dar a las personas el tiempo que necesitan para expresarse y relacionarse, independientemente de las limitaciones, puesto que forman parte de cada uno de nosotr@s.


Supongo que todo sería más sencillo si practicásemos un poco más el respeto y la comprensión hacia los demás. Y tal vez, si cumplimos dando ejemplo (como modelos naturales de educación que somos), cuidando nuestro lenguaje, expresiones, miradas, paciencia, etc.

Y para terminar, por aquello de aprender jugando y leer aprendiendo, os dejo un enlace que merece la pena compartir con los más pequeños: El Cazo de Lorenzo (Isabelle Carrier)