Mis Pensamientos Bumerán

"Caminando en línea recta

no puede un@ llegar muy lejos"


(Antoine Saint-Exupery)

02 marzo 2011

No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos (Antoin Saint-Exupery)


Ayer asistí a una conferencia sobre como hacer visible la discapacidad en el mundo (vídeo sobre discapacidad-objetivos de desarrollo del milenio)

Me hizo pensar y recordé varias sensaciones e impresiones que tuve en mis primeros contactos con la discapacidad.

Podría dividirlos en dos partes:

Por un lado a nivel personal, pues en mi familia hay varias personas con distintas discapacidades (intelectual, física...). En este sentido, aceptas a la persona como es, creces con ello y te parece que es una cualidad más, intrínseca a la persona. Es cierto que las limitaciones intelectuales de alguno de estos familiares, ya mayores cuando yo era niña, son vistas un poco más desde lejos, como personas diferentes, pero siempre entrañables.


Por otro lado, en el ámbito profesional, una perspectiva completamente distinta, donde lo más visible es la discapacidad. Conocer a la persona requiere tiempo y a veces nos olvidamos de ello.
Es necesario tener en cuenta que primero está la persona, la discapacidad es sólo una característica más, como su color de ojos o como el deporte que mejor se le da...
En ocasiones, soy testigo de situaciones en las que no se mira a la persona y ni siquiera se la da una oportunidad de mostrarse como es al completo. Se achaca cualquier situación o malentendido a la limitación, sin tener en cuenta que pueden existir otras causas, tal y como ocurre entre personas que no tienen reconocida ninguna discapacidad. Y a la vez es necesario tener en cuenta estas limitaciones para entender a la persona al completo.

Y con esto, quiero decir, que hay que dar a las personas el tiempo que necesitan para expresarse y relacionarse, independientemente de las limitaciones, puesto que forman parte de cada uno de nosotr@s.


Supongo que todo sería más sencillo si practicásemos un poco más el respeto y la comprensión hacia los demás. Y tal vez, si cumplimos dando ejemplo (como modelos naturales de educación que somos), cuidando nuestro lenguaje, expresiones, miradas, paciencia, etc.

Y para terminar, por aquello de aprender jugando y leer aprendiendo, os dejo un enlace que merece la pena compartir con los más pequeños: El Cazo de Lorenzo (Isabelle Carrier)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carpe Diem